Skip to content
Recetas

Pizza casera con higos, jamón serrano, arúgula y mozzarella fresco

Los higos caramelizados, el queso fresco, el jamón serrano y la arúgula son una deliciosa combinación de sabores y texturas en esta pizza otoñal. Acompáñala con un Riesling o un Rosé de California.

Ingredients

Pizzas:
1 masa para pizza (450 g) comprada o casera
Aceite de oliva extra virgen
2 cucharaditas (10 ml) de hojas de romero frescas picadas
225 g de mozzarella fresco en rebanadas finas
6 cucharadas (80 ml) de queso parmesano finamente rallado, separado
8 rebanadas de jamón serrano, aproximadamente 110 g, cortadas a la mitad a lo largo
6 higos frescos medianos, en cuartos
50 g de arúgula fresca
Pimienta negra recién molida

Rinde dos pizzas de 25 cm



Instrucciones

Procedimiento para las pizzas:
Colocar una piedra para pizza en el bastidor más bajo del horno y calentar horno a 250 °C.

Divide la masa en 2 partes iguales. Aplana cada parte con un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada y transfiérela a una pala para pizza cubierta con poca harina (también se puede aplanar sobre papel encerado para facilitar el transporte de la mesa a la pala). Cubre ligeramente la masa con aceite de oliva, espolvorea romero sobre cada pizza, dejando un borde de 1.25 cm todo alrededor. Acomoda la mitad del queso mozzarella sobre cada pizza, rocía 2 cucharadas (30 ml) de parmesano en cada pizza y reparte los higos encima.

Desliza las pizzas a la piedra para pizza (si se utiliza papel encerado, desliza la masa sobre la piedra). Hornea las pizzas hasta que se derrita el queso y la masa se dore (aproximadamente 15 minutos).

Retira las pizzas del horno. Coloca la mitad de las rebanadas de jamón serrano sobre cada pizza y añade 1 cucharada (15 ml) de parmesano sobre cada pizza. Regresa las pizzas al horno y cocinar hasta que el jamón serrano este completamente caliente (de 2 a 3 minutos).

Retira las pizzas del horno y esparce la mitad de la arúgula sobre cada pizza. Cubre las masas con aceite de oliva, rocía unas gotas de aceite de oliva sobre la arúgula y añade pimienta negra. Corta las pizzas en rebanadas y sírvela inmediatamente.

Share this
Share on FacebookShare on PinterestShare on TwitterEmail ThisPrint This